“Por San Blas, tus ajos sembrarás”

Nuestro primer artículo del blog lo dedicaremos a la figura de San Blas, patrón de muchos pueblos de la Alpujarra tanto en la provincia de Granada como en la de Almería.

Entre los pueblos que lo celebran se encuentran Almócita, Canjáyar, Fondón y Huécija en la provincia de Almería y Cádiar, CarataunasCherín, Nieles y Pampaneira en la provincia de Granada.

San Blas, es el santo de los laringólogos y protector de la garganta, por eso se bendicen estadales que se llevan al cuello el día de la fiesta y el resto del año si estás aquejado de la misma. También son famosos los roscos de San Blas.

estadal san blas nieles

Estadales (San Blas de Nieles)

SAN BLAS EN CÁDIAR

Como fiesta singular, en el pueblo de Cádiar y el día anterior a San Blas, día de la Candelaria, y durante la última novena las madres llevan a sus hijos nacidos durante todo el año y se les pone un estadal. Durante toda esa noche completa se toca el campanillo de la ermita y hasta que San Blas vuelva a ella, turnándose las personas para que no deje de sonar, los mayordomos agasajan con jamón, embutidos, cerveza y vino a los que allí permanecen.

Por la mañana del día 3 se toca diana a cargo de la banda de música y ese mismo día también es mercado por lo que la localidad está muy concurrida de gente. Por la tarde se realiza la procesión llevando al santo hasta la Era de la Ermita, donde vuelve a su casa y deja de sonar el campanillo.

SAN BLAS EN LA ALPUJARRA

Puedes consultar las fiestas de los pueblos de la Alpujarra en la agenda de ocio de I Love Alpujarra y en la App para móviles y tablets AndroidApple y Windows Phone. ¡DESCÁRGATE LA APP GRATIS!

Dichos y refranes de San Blas.

Existen numerosos refranes ligados a San Blas:

“Por San Blas la cigüeña verás, y si no la vieres año de nieves”

“Por San Blas la cigüeña verás, y si no la vieres mal año esperes”

“San Blas, San Blas” (cuando alguien tose)

“Voy a hacer como San Blas, que comió y ya se va”

“Como es San Blas, en Semana Santa y Carnaval”

“Por San Blas tus ajos sembrarás”

“Por San Blas una hora más”

“Por San Blas ajete, mete uno y sacarás siete”

“Si hiela por San Blas, treinta días más”

“Mocitas a San Blas que fiestas no vienen más”

 

Historia de San Blas.

Blas de Sebaste, fue un médico, obispo de Sebaste (Sebastensis armenorum) en Armenia (actual Sivas, Turquía), y mártir cristiano. Hizo vida eremítica en una cueva en el bosque del monte Argeus, que convirtió en su sede episcopal. Fue torturado y ejecutado en la época del emperador romano Licinio, durante las persecuciones a los cristianos de principios del siglo IV.

Su culto se extendió por todo Oriente, y más tarde por Occidente. En la Edad Media, se llegaron a contabilizar solamente en Roma 35 iglesias bajo su advocación. Su festividad se celebra 3 de febrero en las Iglesias de Occidente y el 11 de febrero en las de Oriente.

Se lo considera patrono de los enfermos de garganta (faringe). También es patrono de la República del Paraguay, de numerosas localidades españolas, y de Dubrovnik (Croacia). En esta ciudad, su festividad es emblemática y casi milenaria (se remonta como mínimo al año 1190) y se incorporó en 2009 en la lista del patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Según la tradición, Blas de Sebaste era conocido por su don de curación milagrosa, que aplicaba tanto a personas como a animales. Salvó la vida de un niño que se ahogaba al trabársele en la garganta una espina de pescado. Este sería el origen de la costumbre de bendecir las gargantas el día de su fiesta el 3 de febrero. Se le acercaban también los animales enfermos para que les curase, pero en cambio no le molestaban durante su tiempo de oración.

Cuando llegó a Sebaste la persecución de Agricola (gobernador de Capadocia) contra los cristianos (la última persecución romana), sus cazadores fueron a buscar animales para los juegos de la arena en el bosque de Argeus y encontraron muchos de ellos esperando fuera de la cueva de san Blas. Allí encontraron a Blas en oración y le detuvieron. Agricola trató sin éxito de hacerle renegar de su fe. En la prisión, Blas sanó a algunos prisioneros. Entonces el gobernador le mandó matar y fue arrojado a un lago. Pero Blas, de pie sobre la superficie (como el milagro atribuido también a Jesucristo), invitó a sus perseguidores a caminar sobre las aguas y así demostrar el poder de sus dioses. Pero todos se ahogaron. Cuando volvió a tierra (por orden de un ángel), fue torturado (colgado de un poste y lacerado con rastrillos de cardar) y finalmente decapitado.

Según el Diccionario de los Santos, las Actas de este mártir carecen de consistencia histórica, pero fueron muy populares a partir del alto medievo, tanto en Oriente como en Occidente, donde llegaron a través de diversas traducciones latinas de un texto griego. Su culto se extendió pronto por toda la iglesia. Es costumbre popular invocarle particularmente para remediar afecciones de la garganta.

Un pensamiento en ““Por San Blas, tus ajos sembrarás”

  1. a1GENIAL!La Alpujarra es uno de los lugares que tineen un encanto peculiar el olor de sus calles, con esos pueblos blanquitos y con sus casitas Son pueblos pequef1os pero que en el fondo cuentan grandes historias, sf3lo hay que pararse a escuchar I (L) Alpujarra a1por siempre! a1Viva la Alpujarra!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *