Los almendros en flor en la Alpujarra

La Alpujarra tiene multitud de atractivos turísticos y uno de ellos es sin duda la floración de sus miles y miles de almendros.

Es en pleno invierno, a mediados de enero si el año no es demasiado frío, cuando sus flores comienzan a aparecer por las zonas bajas de la Alpujarra, las más cercanas al mar pero es entre mediados de febrero y principios de marzo cuando los cerros de la Contraviesa, y los campos alrededor de los pueblos de la Alpujarra se llenan de color, olor y también de un sutil zumbido de las abejas en su laborioso trabajo de polinización de los millones de flores blancas y rosáceas que nos proporcionan un espectacular paisaje.

Almendros en flor con Sierra Nevada de fondo

Almendros en flor con Sierra Nevada de fondo

Prácticamente en la totalidad de la Alpujarra se da este cultivo, aunque especialmente es en la Sierra de la Contraviesa donde está más extendido.

Almendros en flor en Murtas

Almendros en flor en Murtas

Fue debido a la plaga de filoxera de finales del siglo XIX, las cuales diezmaron las tradicionales viñas de la Contraviesa, por la que fueron replantadas estos campos con almendros, generalizándose su cultivo hasta nuestros días, consiguiendo revitalizar unas tierras que quedaron arrasadas y a un paso de la desertización, y que con el paso del tiempo se han normalizado hasta formar parte inseparable del paisaje y una de sus señas de identidad territorial, además de uno de sus principales recursos económicos.

LA FLOR DEL ALMENDRO

Al igual que en otras especies de árboles frutales, aparece sobre las ramas casi secas y antes de que aparezcan las hojas. Así es como muchas especies aprovechan la energía que le han aportado las lluvias del invierno. No desperdician nada de esa capacidad energética en generar la floración, que es lo que les garantiza su reproducción, por lo que generan una gran cantidad de flores muy vistosas para atraer a los insectos que ayuden en la polinización. Los pétalos caerán y aparecerá la alloza, después comenzarán a crecer las hojas, lo que provocará un cambio en el paisaje, cuando los cerros tornarán del blanco al verde.

Flor de almendro Flor de almendro Flor de almendro y abeja Flor de almendro Flor de almendro Flor de almendro Flor de almendro y abeja

RUTAS DE LOS ALMENDROS EN FLOR

Para poder contemplar el espectáculo que nos ofrecen los campos en flor lo mejor hacer turismo recorriendo la Contraviesa, parándose a contemplar el paisaje en sus numerosos miradores, disfrutar de los bellos pueblos que salpican toda la geografía alpujarreña y  realizar alguna ruta de senderismo por alguno de sus senderos entre almendros.

Una buena ruta es subir desde cualquier pueblo de la costa de la Alpujarra hacia la parte alta de la Contraviesa, y después recorrerla de punta a punta.

Almendros en flor en la carretera del Haza del Lino

Almendros en flor en la carretera del Haza del Lino




Desde Castillo de Baños subiendo en dirección a Polopos (GR-6204) y la Haza del Lino (GR-5204) para después continuar en dirección a Murtas (GR-5202), a continuación o bien  ir por Jorairátar hasta Ugíjar y de ahí parar a la Alpujarra de Almería por la A-348 o bien por Turón (GR-6202) hasta el Embalse de Benínar.

Desde La Rábita subiendo por Albuñol (A-345), para después continuar, o bien hasta Cádiar y volver por el valle del río Guadalfeo hasta Torvizcón (A-348) para después subir a la carretera de la Haza del Lino (por la A-4131) y bajar de nuevo a la costa por Rubite (GR- 5206) hasta Castell de Ferro, o bien girar a la izquierda y continuar por la carretera del Haza del Lino (GR-5204 y A-4131) hasta Órgiva.

Estas dos rutas son orientativas, pudiendo uno mismo diseñarlas a su gusto, haciéndolas más o menos largas y adentrarse por carreteras más secundarias para visitar otros pueblos u otros cortijos de los que la Contraviesa está repletos.

Almendros en flor en Narila

Almendros en flor en Narila

Como es de imaginar, no son rutas para estómagos sensibles a las curvas, ni para conductores miedosos, aunque el asfalto esté en buenas condiciones, son carreteras estrechas y de curva sobre curva, muchas de 180º, eso si, compensa con las impresionantes vistas de los barrancos plagados de almendros, el mar Mediterráneo a un lado y las cumbres blancas de Sierra Nevada del otro.

EL ALMENDRO Y SUS FRUTOS

El almendro (Prunus dulcis), es un árbol caducifolio de la familia de las rosáceas. Esta especie pertenece al subgénero Amygdalus del género Prunus. Es un árbol muy ramificado, de corteza gris, con ramificaciones de color verdoso. Puede alcanzar de 3 a 5 m de altura.

Allozas

Allozas

Sus semillas son comestibles y se recolecta desde julio a septiembre. Almendruco o alloza es el fruto tierno e inmaduro. Procede de Asia y Norte de Africa. Fue probablemente introducido por los fenicios en España, en la actualidad el segundo productor mundial tras Estados Unidos.

Tiene algunas propiedades medicinales, las semillas se emplean en confitería y en la preparación de sopas y verduras. La variedad amarga contiene ácido cianhídrico, por lo que no se usa ya que puede provocar náuseas, transtornos respiratorios, hipotermia y asfixia. Veinte almendras amargas pueden ser mortales.

Las almendras se usan para tratar enfermedades de la piel, se confeccionan mascarillas de efectos nutritivos y revitalizantes. También se usan para curar quemaduras superficiales y dermatosis. La leche de almendras se ha usado por su valor nutritivo como complemento alimentario en casos de anemias, etapas de crecimiento e incluso embarazos.

El aceite de almendras es utilizado como emoliente, y la esencia de almendras amargas en perfumería, por su aroma. El aceite de almendras es usado en mantenimiento de instrumentos musicales como la dulzaina.

Existen multitud de variedades, siendo la más cultivada en la Alpujarra las variedades Desmayo, Marcona y distintos tipos de Comuna.

Más fotos de la Alpujarra en la web de I Love Alpujarra y en los perfiles de Google+Pinterest, Flickr e Instagram

4 pensamientos en “Los almendros en flor en la Alpujarra

  1. me acuerdo cuando era pequeño con mi madre partiendo almenadas con el partidor y la loza y con mucho cuidado de no hacer muchos cascos descontaban lo que estropeabas pero si querías comer esto es lo que había me acuerdo como si estuviera pasando hoy han pasado 67 años que no es moco de pavo un saludo luis

  2. Pingback: Los almendros en flor en la Alpujarra - UGISALUD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *